Entra, sientate y disfruta!!! Estas en tu casa!!! - Eso sí, las cervezas y los panchitos los pones tú!!!!

viernes, 22 de enero de 2010

La Maleta Desnuda y el Dr. Caguentoskis

¡Atención! Los de la fila 9 preparense para el salto –dijo el maquinista. ¿A que salto se refiere Dr? –preguntó nerviosa Katerina. – Lo siento se me olvidó comentárselo, este tren no para nunca, no tiene paradas, así que no cabe otra que saltar cuando lo diga el maquinista y caeremos al agua. –¡Pero yo no sé nadar! Protestó la joven ayudante, -además mi pelo se quedará hecho un asco.

Señorita, le sugiero que no me apriete el brazo, si lo recuerda, en nuestra primera entrevista ya le dije que este trabajo le proporcionaría experiencias inolvidables, y esta le aseguro que será solo una de las primeras. –justo en ese momento al escuchar el grito de Salten, el Dr. Caguentoskis empujó a su ayudante y saltó tras ella.

Minutos más tardes, el Dr arrastraba el cuerpo de su ayudante hacia la orilla, mientras pensaba que quizás la próxima vez debiera poner entre los requisitos que supieran nadar.
-Vamos, espabile, señorita Young. Debemos encontrar la entrada a la cueva a los pies del volcán.

Katerina, que a duras penas se había repuesto del shock de verse saltando de un tren en marcha, se preguntaba cómo se le había ocurrido la infeliz idea de aceptar trabajar con aquel hombre de aspecto enjuto y cara de científico loco, que además había demostrado no estar en sus cabales. Ahora quería buscar una cueva en un volcán, ¿qué sería lo próximo?. ¿Arrojarse a un manantial de lava hirviendo?

-Espere Doctor Caguentoskis, he aceptado este trabajo, he aceptado su secretismo en pos de la gloria científica, incluso he aceptado vestirme cómo usted me indicó, a pesar por cierto de que en mi opinión hay miles de prendas más acordes que este ridículo vestido burdeos con el que usted se empeñó en que viniera vestida. Pero si piensa usted, que pienso meterme en la boca de un volcán, está usted rematadamente loco.

Caguentoskis, se quedó mirándole fijamente a su ayudante y entonces le preguntó si había acabado ya de quejarse. –Creo que quedó claro en el contrato que usted debería hacer todo lo que yo le diga siempre que no atente contra su honor. Y creo estar cumpliendo mi palabrade sobra señorita Young. Respecto a la boca del volcán le aseguro que no la pisaremos, tan sólo nos dirigimos a una cueva donde necesitaré de su colaboración para superar las tres pruebas que nos permitirán conocer el contenido de la maleta desnuda.

¿La maleta desnuda? – preguntó Katerina Young. –Sí, -respondió Caguentoskis, -es la maleta donde se encuentra guardada la piedra filosofal que nos abrirá las puertas al conocimiento universal.
- Pensaba que eso era algo que guardaban los templarios con sumo cuidado... dijo Katerina mientras se atusaba un poco la ropa.
- Paparruchas! Eso no es mas que una mentiramil veces repetida, que la gente ha acabado pensando que es verdad, sin embargo tras años de investigaciones, por fín he encontrado su ubicación exacta, y estimo señorita Young que su ayuda será inestimable.

El Dr. Caguentoskis y la señorita Young estuvieron dos días bordeando la falda del volcán hasta que encontraron una cueva oscura. Se disponían a entrar cuando una lanza se estrelló junto a sus cabezas. Al darse la vuelta pudieron ver a dos gigantes que se dirían gemelos el uno del otro. En verdad aquellos dos seres les sacaban medio cuerpo a cada uno de ellos, y no aparentaban estar muy contentos por verles. Iban a arrojarles otra lanza, cuando un cuerno sonó a lo lejos, y los dos gigantes se arrodillaron de inmediato.

Caguentoskis y la señorita Young, sin saber muy bien que pasaba, giraron sus cabezas y vieron cómo desde dentro de la cueva aparecía una anciana vestida con una casaca negra, quien les dijo…
-Pasen, les estaba esperando.
-¿Cómo? -Respondió Caguentoskis! -Eso es imposible, hasta hace dos semanas ni yo mismo sabía siquiera que mi viaje se detendría en estos parajes.
La mujer se acercó y señalándole con el dedo le dijo –Para ser usted un científico, es mas tonto de lo que pensaba. Fuimos nosotros quienes le hicimos venir hasta aquí. Hace mucho que no nos comemos un cerebro cómo el suyo…
- ¿Canibales? – exclamó la señorita Young antes de desmayarse.
Durante la siguientes horas El Dr. Caguentoskis y su ayudante eran conducidos por una gruta secreta hasta el campamento secreto donde aquella extraña tribu realizaba sus rituales.

Tras introducirlos en una celda en el centro del poblado, durante dos días y dos noches se dedicaron a danzar alrededor de ellos. Hasta que de repente un trueno sonó y aquella danza macabra y pesada se trastornó en un silencio abrumador.
- ¿Qué nos pasará ahora Dr?
- Probablemente nos comerán vivos.
- OH dios Santo!

La anciana regresó portando un maletín.
- La Maleta desnuda! –exclamó la señorita Young
- La Piedra filosofal –exclamó él.

Son ustedes más ingenuos de lo que pensaba, si piensan todavía que lo que este maletín guarda es la piedra filosofal, es que no tienen remedio, dijo la anciana. Dejen que me presente…
Y en aquel momento, Betty Macshire la antropóloga galesa y primera esposa de Caguentoskis, se despojó de su disfraz de anciana hechicera, para sorpresa de su antiguo esposo y de Katerina Young.
- La razón de que estéis aquí es que deseaba ver cómo mi primer esposo que me abandonó por otra mujer mas joven y la hija exiliada de mi segundo y difunto marido, la cual al morir este me despojó de todo y me desterró de su finca, eran sometidos a la mayor de las torturas.
- ¿Qué pretendes Betty?
Y fue en aquel momento, en el que Betty sacó una botella de gasolina del maletín, que Caguentoskis lo vió todo claro, serían quemados vivos y entregados cómo sacrifico humano al volcán para aplacar la ira de éste. Betty por su parte se vengaría de tantos años de sufrimiento y de malos recuerdos. Además de convertirse en su única heredera y muy probablemente en la de su segundo marido también.

En el fondo, pensó Caguentoskis, hacía ya muchos minutos que sospechaba que una pila de paja bajo sus pies, no podía tener otro fín que ese.

3 comentarios:

elojolector dijo...

Juer Reparito está superbien!! Estás mejorando muchísimo! Me ha encantado, de verdad.

Sigue publicando cositas de estas!!

Besos!

Reparito 2.10 dijo...

Tengo suerte, eres mi fan numero uno jejejeje... queremos post nuevo yas!!!

Aniña dijo...

tienes madera, espero que tengas mejor suerte que stieg Larson y te valoren antes de que sea demasiado tarde.
besitos